DECLARACIÓN CONJUNTA SOBRE LA INTEGRIDAD DE LOS ENSAYOS DE VACUNA Y LA INCLUSIÓN DE NEGROS, INDÍGENAS Y PUEBLOS DE COLOR (BIPOC)

Por los Dres. Wayne AI Frederick, David M. Carlisle, Valerie Montgomery Rice y James Hildreth

Nosotros, como representantes de las cuatro escuelas de medicina históricamente negras en nuestra nación, estamos comprometidos con la inclusión de negros, indígenas y personas de color (BIPOC) mientras participamos en iniciativas de investigación centradas en el nuevo coronavirus, SARS CoV-2. El virus, COVID-19, impacta de manera desproporcionada la cantidad de infecciones, complicaciones y muertes en nuestras comunidades. Nuestros esfuerzos de investigación se regirán por los principios básicos de respeto a las personas, beneficencia y justicia.

El respeto a las personas exige que nuestras comunidades ingresen a la investigación de manera voluntaria y con la información adecuada. La beneficencia asegura que nuestras comunidades reconocerán los beneficios y riesgos que pueden resultar de la mejora del conocimiento a través de su participación en la investigación. Y finalmente, la justicia se logrará asegurando que a ninguna persona se le niegue la participación en la investigación sin una buena razón, ni a nadie se le sobrecargue indebidamente por su participación.
Nuestras decisiones de recomendar la participación en estudios clínicos, incluidos los ensayos de vacunas, siempre se basarán en una ciencia rigurosa llevada a cabo según las normas internacionales que rigen la realización de investigaciones de forma segura y ética. Nuestro enfoque será imparcial ni estará influenciado por conflictos financieros o no financieros. Confiaremos en una ciencia transparente revisada por pares que es un componente importante para proteger el bienestar de las personas que se ofrecen como voluntarias para participar en estudios clínicos.
Específicamente, estamos juntos para:

  • Proteger a los miembros de nuestras comunidades manteniendo el más alto estándar de integridad y respeto que siempre ha sido y seguirá siendo la piedra angular de nuestro compromiso;
  • Escuchar a nuestras comunidades y abordar las inquietudes y temores que rodean la investigación relacionada con COVID-19, incluidos los ensayos clínicos, los ensayos de candidatos a vacunas y la investigación terapéutica y de diagnóstico, proporcionando información precisa basada en evidencia científica;
  • Garantizar que la forma y el contexto en el que se transmite la información sobre la participación en la investigación sea cultural y lingüísticamente apropiado;
  • Confirmar que las personas participan en la investigación de forma voluntaria y que el acuerdo para participar en la investigación constituye un consentimiento válido;
  • Defender, de manera incondicional, la máxima "hipocrática" rectora fundamental "no hacer daño"; y por último
  • Promover la equidad en lo que respecta al acceso a oportunidades para mejorar la calidad de la salud y el bienestar, asegurando que cada comunidad con la que participamos obtenga lo que necesita, cuando lo necesita y en la cantidad que necesita.

Estos principios fundamentales son inherentes a cada uno de nosotros como facultades de medicina individuales, y colectivamente nos comprometemos a utilizar nuestra voz unificada para defender a todos los que consideran y participan en la investigación clínica y traslacional relacionada con COVID.

Compromiso de las escuelas de medicina